19 octubre, 2010

KENZO TANGE Y LA EXPO 1970, OSAKA.

La Torre del Sol, por Taro Okamoto, el símbolo de la Expo '70

En 1970 se celebró en Osaka, Japón la que sería no solamente la primera Exposición Universal en Asia, sino también el más concurrido de estos eventos en la historia, con más de 64 millones de asistentes (aunque yo intuyo que la Expo de Shanghai puede arrebatarle el título).

El proyecto urbano de la Expo de Osaka recayó en el reconocido arquitecto japonés Kenzo Tange, quien había recibido importantes encargos como la reconstrucción y el Parque de la Paz en Hiroshima y el equipamiento deportivo para las Olimpiadas celebradas en Tokio en 1964.

CONTEXTO

El lema de la Expo era "Progreso y Armonía para la Humanidad". Era un bonito lema, pero además muy necesario considerando el convulsionado clima de la región: la guerra en Vietnam, bombardeos americanos en Camboya, los roces y tensiones entre China y Taiwan, India y Pakistán, etc., hacían de Asia una región muy inestable. Sin embargo, a los anfitriones no les faltaban razones para sentirse entusiastas: a 25 años del fin de la Segunda Guerra Mundial Japón no sólo se había recuperado, sino que lideraba un crecimiento económico impresionante.

Una camioneta especialmente diseñada para la Expo '70
Micrófonos inalámbricos, celulares y cámaras polaroid, algunos de los inventos que asombraron a los asistentes.

Algunos adelantos tecnológicos expuestos en este evento fueron la cámara polaroid, el primer IMAX, experimentos con trenes magnéticos y teléfonos celulares. La Cápsula del Tiempo, donada por la Matsushita Electric Industrial Company (más conocida como Panasonic) contenía una serie de logros de la civilización y estaba concebida para durar 5,000 años. Sin embargo la atracción más concurrida la tuvo el pabellón norteamericano: una roca lunar.


Moda de la época.

Mobiliario: es realmente extraño sentarse en la mano de alguien.

UBICACIÓN

La Exposición se llevó a cabo en Suita, un suburbio de Osaka, ocupando un terreno de 330 hectáreas sobre el que anteriormente se extendía un campo de bambú. Especiales obras de infraestructura se realizaron para conectar a la ciudad con el área del evento.


ORGANIZACIÓN

Debido a la forma del terreno Kange y su equipo de arquitectos organizaron la exposición ebasándose en dos tramas, una paralela a la avenida principal de conexión y la otra girada 45 grados.Perpendicular a la avenida se ubicó el ingreso en torno a una plaza cubierta, llamada "La Gran Cubierta".



Esta estructura metálica espacial permaneció en este lugar hasta 1979.



En el centro de la plaza se hallaba la Torre del Sol, una escultura monumental creada por el escultor Taro Okamoto, y que presenta diferentes representaciones del sol en cada una de sus caras.


Con sus 70 m de altura la torre sobrepasaba el techo de la cobertura, extendiéndose sus brazos hasta 25 m. Este es un efecto un poco extraño, da la impresión de que el arquitecto o el escultor se equivocaron y hubo que hacerle un hueco al techo para acomodar al coloso. Para otros, sin embargo, la Torre del Sol aparece tan poderosa que se extiende más allá de la cobertura.


Durante la exposición estaba abierta al público, que podía acceder a ella mediante escaleras. Originalmente también se hallaban en la Expo otras dos esculturas de Okamoto, posteriormente retiradas: la Torre de la Madre y la Torre de la Juventud.

Detalle del tope de la escultura.

ALGUNOS PABELLONES
En la exposición se ubicaron 32 pabellones internacionales y 32 de otras organizaciones, incluyendo agencias gubernamentales y empresas privadas niponas. Puede verse claramente tres tendencias entre los arquitectos de la exposición: el optar por una arquitectura tradicional o ecléctica (como algunos países del sudeste asiático o incluso algunas corporaciones japonesas), el lenguaje moderno racional (como el pabellón de China, Inglaterra o el que ahora acoge el museo de la Expo), y el lenguaje moderno de vanguardia, haciendo uso de alardes estructurales o formales, en algunos casos escultóricos y hasta poco menos que estrambóticos. Mención aparte merecen los metabolistas locales, que encontraron aquí una plataforma ideal para difundir sus ideas.

Pabellón de Corea del Sur.
Pabellón de la República Popular China, en esa época bajo Mao Zedong.
Pabellón de Telecomunicaciones.
Como diría mi amigo Martín, galería de sombreros para todos los gustos
Racional propuesta británica.
Enorme pabellón norteamericano
Pabellón australiano

Pabellón del acero.
Popular propuesta suiza.
Canadá.
Pabellón de México (diseñado por el maestro Agustín Hernández), Holanda, el pabellón conjunto de Irán, Pakistán y Turquía y finalmente, el pabellón de Grecia.

Pabellones corporativos: el moderno de Suntory contrasta con el tradicional de Sanyo.
Madagascar.

Hay también un museo conmemorativo de la Expo, cuya forma moderna, sus columnas metálicas exteriores y sus líneas simples me hizo recordar inevitablemente a la Nueva Galería Nacional en Berlín, obra de Mies van der Rohe.


Exterior e interior del Museo de la Expo

LUEGO DE LA EXPO

Los pabellones de la Expo fueron derribados y el espacio fue reciclado como un parque conmemorativo que incluye vegetación, lagos, escultura moderna, temas culturales y juegos temáticos.

Durante la Expo, luego de su demolición y tras su transformación en parque.
Actualmente, el museo Nacional de Etnología, diseño de Kisho Kurokawa.
La antigua sede administrativa de la Expo, hoy en día la sede de la Compañía de Gas, diseñada por Koichiro Nezu.
Al caminar, uno puede ver las fotos de los pabellones que antes se ubicaban en ese emplazamiento, es casi la sensación de estar recorriendo un parque arqueológico moderno.

Uno de los pabellones preservados es esta "Casa de Descanso", por Itsuro Yoshiba.

La Torre del Sol, paradójicamente deteriorada por la radiación solar, estuvo a punto de ser demolida, pero fue restaurada en 1995. Su presencia es mucho más imponente sin la cobertura metálica, de la cual sólo queda un ejemplo en una plaza colindante.


El Parque conmemorativo de la Expo 70, a 40 años de su inauguración, sigue siendo un área muy concurrida y un rol protagónico en la vida recreacional y cultural de la ciudad.

VER TAMBIÉN
- EXPOSICIONES UNIVERSALES

En el Parque de la Expo aparece también, de vez en cuando, algún payaso.

Y, claro, siempre hay alguien dispuesto a seguirle la payasada.

No hay comentarios.: